Retriever

1
Los retriever son perros de caza cuya función original era la de cobrar la pieza. Es decir que las diferentes razas que forman este tipo de perros, fueron desarrolladas para que los perros recuperen la presa abatida, y la entreguen al cazador.

La apariencia de los retriever varía según cuál sea la raza particular de la que se trate, pero en general son perros medianos, fuertes y robustos, con orejas colgantes y una gran capacidad para aprender y realizar diferentes funciones.

De acuerdo con la clasificación de la Federación Cinológica Internacional (FCI), estos perros corresponden a la primera sección del grupo 8, los perros cobradores de caza. A la fecha, la FCI reconoce seis razas de perros retriever en el grupo 8.
Usos del retriever

La función original de estos perros era la de cobrar la caza, entregándola luego al cazador. Muchas razas de este grupo, si no todas, eran empleadas para cobrar aves terrestres y aves acuáticas, razón por la que actualmente existen ciertas complicaciones para separar con claridad a los retriever y los perros de agua.

La palabra retriever

La palabra inglesa retriever significa "alguien que recupera" o "alguien que trae de vuelta". Por tanto, en correcto castellano, estos perros debieran conocerse como "cobradores", tal como los clasifica la FCI, o como "recuperadores". Sin embargo, la palabra retriever se ha popularizado en todos los países de habla hispana gracias a la amplia popularidad del golden y el labrador.

Es por eso que, para referirse a estos perros, el término retriever es más empleado que el término cobrador, aunque el segundo sea más apropiado.

Los retriever actuales, sin embargo, no sólo se emplean como perros cobradores de caza, sino también para desarrollar un sinfín de tareas al servicio del hombre. En particular, el labrador retriever y el golden retriever, han probado su gran inteligencia y adiestrabilidad, convirtiéndose en dos de las razas más empleadas para asistir a personas con necesidades especiales, como perros de terapia, como perros de búsqueda y rescate, como perros detectores de narcóticos y explosivos, y para desempeñar muchas otras funciones.

Además, los retriever de hoy en día también han capturado la fascinación de muchos aficionados a las exposiciones caninas y de las personas amantes de los animales en general. Es por eso que los retriever son también muy utilizados como perros de exposición y como mascotas.
Habilidades del retriever ideal

Aunque no existen los perros perfectos, hay ciertas cualidades que los cazadores y los criadores de perros de caza buscan en sus retriever. Estas cualidades son, en gran medida, resultado del adiestramiento canino, por lo que no se debe pensar que están presentes en cualquier perro de tipo retriever.

Autocontrol. El retriever adulto debe ser capaz de autocontrolarse en diferentes circunstancias, y especialmente durante la caza. De esta manera se evitan accidentes como que el bote se de la vuelta (ya que cuando se cazan aves acuáticas el retriever está en el bote con el cazador) o que un movimiento repentino del perro cause un disparo accidental del arma de fuego.

Control por parte del cazador. Además del control que debe mantener el perro por sí mismo, el cazador debe poder controlar a su perro en las más diversas circunstancias. Por tanto, el perro debe recibir, cuando menos, el adiestramiento básico en obediencia canina.

Marcar la pieza. Al ser perros cobradores, los retriever deben ser capaces de localizar el lugar en el que cae cada pieza. Entonces, cuando el cazador finaliza los disparos y da la orden, el perro debe recordar esos lugares y dirigirse hacia ellos para cobrar las piezas. Esta habilidad, que debe ser entrenada, se conoce como "marcar la pieza".

Realizar el cobro ciego. Cuando el retriever no ha visto el lugar en que cayó la pieza, puede cobrarla si es que el cazador lo guía con órdenes y señales. Esto se conoce como "cobro ciego" porque el retriever no sabe de antemano dónde está la pieza a cobrar.

No todos los perros son capaces de realizarlo. Para el cobro ciego se necesita un perro experimentado, con un adiestramiento de alto nivel y con muy buen olfato.

Sacudirse a la orden. Aunque parezca ridícula, ésta es una habilidad que todos los retriever de caza, y los perros de agua, deben desarrollar. Es una habilidad que se debe entrenar, ya que no es natural en los perros. Es importante que el retriever que cobra en agua no se sacuda cuando le da la gana para eliminar el exceso de agua de su pelaje, sino sólo cuando el cazador se lo ordena.

Un perro que se sacude en cualquier momento puede ocasionar accidentes en un bote pequeño, arruinar la pieza que ha cobrado o, en el mejor de los casos, mojar a los cazadores.

Tener boca suave. Se dice que un perro tiene "boca suave" cuando es capaz de sujetar la pieza firmemente pero sin dañarla. Un perro que daña la pieza al cobrarla es un perro con "boca dura" y no es útil para la caza. Por su parte, un perro que deja caer la pieza es un perro con "problemas de boca" y tampoco es útil para la caza.

Los retriever, al ser perros eminentemente cobradores, necesitan tener una boca suave, pero esto es algo que se entrena y no algo con lo que nacen los perros.
Mitos sobre los retriever

La gran versatilidad de algunas razas de perros retriever, sumada los antiguos mitos que existen sobre perros heroicos, ha hecho que se creen algunos mitos acerca de los retriever.

Cuando se mezcla la realidad con la ficción se crean problemas que no debieron ocurrir en primera instancia, y aparecen frustraciones porque uno no tiene el súper perro que esperaba. Para que no te frustres al descubrir que tu retriever no es una especie de Rin Tin Tin con orejas colgantes o algún tipo de súper perro, te presento algunos de los mitos más comunes sobre los retriever.

1. El retriever es un perro deseoso de complacer al ser humano. Esto es tan falso y absurdo que cuesta creer que este mito se haya popularizado tanto. ¿No se supone que somos la especie más inteligente del planeta? Y aún así llegamos a creer que los perros (no sólo los retriever, sino también los de otras razas) nacen con un deseo innato de complacer al ser humano. ¡Absurdo!

Ni los retriever ni los perros de otras razas nacen con el deseo de complacer a los seres humanos. Si quieres que tu retriever cumpla con todas tus órdenes, tienes que hacer que eso valga la pena para él. No esperes que por el hecho de ser un retriever, tu perro esté dispuesto a hacer todo lo que tú quieras... y menos aún cosas para las que no lo has entrenado.

2. Los retriever son cobradores instintivos. ¡Absolutamente falso! Las personas que piensan esto son quienes menos conocen del adiestramiento para el cobro. Si bien es cierto que los retriever tienen una cierta predisposición a buscar la presa abatida (o la pelota, o el palo que se lanza), no es cierto que tengan una predisposición instintiva para tomarla en su boca, traerla y entregarla a su propietario.

El cobro es un ejercicio que se entrena, no algo que nace espontáneamente. Es muy probable que hayas presenciado un cobro no entrenado en alguna ocasión, pero esas son coincidencias poco frecuentes que ocurren tanto con los retriever como con otros perros. Que tu retriever traiga la pelota ocasionalmente no significa que lleve el cobro en sus genes.

Recuerda, si quieres que tu retriever sea un perro cobrador, debes entrenarlo para ello. No confíes en que el instinto bastará porque eso no es cierto.

3. Los retriever son perros de boca suave. Quien opine eso nunca fue mordido por un retriever.

La boca suave se desarrolla desde que el retriever es un cachorro, y solamente cuando al perro se le enseña a tener una boca suave. Si el perro no es entrenado para cobrar con suavidad, ten por seguro que destrozará las piezas que cobre.

El adiestramiento para que un perro tenga boca suave empieza durante la socialización del cachorro, y posteriormente forma parte del adiestramiento para el cobro.

Existen diferentes métodos para entrenar el cobro, y todos ellos toman en cuenta la necesidad de que el retriever no dañe la pieza.

Así que no te hagas a la idea de que tu perro es de boca suave sólo porque nació retriever. Si quieres que tenga lo que en cinofilia se conoce como "boca suave", tienes que entrenar a tu perro para ello.

4. Los retriever pueden trabajar incansablemente. No se de dónde salió semejante estupidez, pero es un mito que se aplica a muchas razas de perros. Sencillamente es falso e inhumano pensar que un perro, ya sea retriever, pastor o de cualquier tipo, es capaz de trabajar incansablemente.

Los perros tienen límites físicos y psicológicos y no son máquinas que puedan trabajar al gusto del usuario. Este mito es muy peligroso, así que asegúrate de desterrarlo por completo (si es que alguna vez lo creíste) para no causarle daños a tu mejor amigo.

Ten en cuenta que tu retriever quizás no se de cuenta de sus limitaciones (como suele suceder), y quiera cazar todo el tiempo. Eres tú quien debe regular el tiempo y la intensidad de esta actividad para que tu perro no se dañe a sí mismo.

5. Los retriever pueden pasar muchas horas en aguas frías. Si bien es cierto que los retriever tienen un manto que los protege del agua y el frío, no es cierto que sean inmunes al frío. No es buena idea mantener a un retriever en agua fría por mucho tiempo o hacerlo cobrar varias veces en aguas frías, porque le puede dar hipotermia y morir.

Cada propietario debe ser responsable de sus retriever y debe buscar lo mejor para ellos, y no debe someterlos a condiciones extremas que están más allá de las capacidades reales de los perros.

Razas relacionadas:
0 comentarios
Compartir:
Escribe tu comentario!