Staffordshire Bull Terrier

Es un perro excepcionalmente fuerte. Se origina en Inglaterra a principios del siglo XIX cuando las peleas de perros tenían gran auge.

Surge la necesidad de un perro más pequeño y ágil que los que se usaban en ese momento entonces se desarrolló el Staffordshire derivado del bulldog cruzado con un terrier parecido al actual Manchester Terrier. Alrededor de 1860 se usó en el desarrollo del Bull Terrier. En 1935 fue reconocido por el Kennel Club inglés y fue admitido por el American Kennel Club en 1974.
Es un perro de constitución fuerte y sólida, con gran desarrollo muscular y ágil de movimientos. De dorso corto y nivelado, tórax ancho, pecho profundo, costillas bien arqueadas. La cola, de longitud mediana e implantación baja, se adelgaza gradualmente hacia la punta. La cabeza, corta y profunda, tiene el cráneo ancho y plano sobre el cual están plegadas las orejas en forma de rosa que lleva semierguidas. Los músculos de las mejillas son muy pronunciados y el stop es bien marcado. Los ojos son oscuros, redondos y colocados para que miren directamente hacia adelante. El pelo es liso y corto, de color rojo, negro, blanco azul o atigrado, con o sin manchas blancas.
Es tradicionalmente un perro de valor y tenacidad insuperables, bien balanceado y de gran fuerza para su talla. Muestra un movimiento libre, vigoroso y ágil, sin mucho esfuerzo. Es muy cariñoso y completamente confiable. Su utilidad original fue la de perro de pelea y una vez abolidas estas se desempeñó como cazador de ratas y como guardián de la familia y las propiedades.

 

0 comentarios
Compartir:
Escribe tu comentario!